Historia de la Ciclovía


 

El 15 de diciembre de 1974 se realizó el primer ensayo de lo que conocemos hoy como “Ciclovía”. Fue la primera vez que los bogotanos se lanzaron a las calles para apropiarse de un espacio exclusivo para los vehículos automotores.

El “Mitín a favor de la Cicla”, como lo tituló el periódico El Tiempo, fue iniciativa de una organización independiente sin ánimo de lucro denominada “Pro-cicla” y el Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte, que habilita dos vías de la ciudad, la carrera 7 y la carrera 13,  el centro de la ciudad, por tres horas, de 9:00 a.m. a 12:00 m., para el tránsito de bicicletas.

Al evento asistieron más de 5.000 personas, quienes salieron a manifestar en contra de la proliferación de automóviles, la contaminación ambiental y la falta de oferta recreativa en la ciudad.

Para el año de 1976, la Alcaldía de Bogotá toma la decisión de destinar vías estratégicamente situadas para el tráfico exclusivo de ciclistas y peatones.

El 7 de junio de 1976 se expiden los decretos 566 y 567 por medio de los cuales se crean “Las Ciclovías”. En estos decretos se prevén los diferentes tipos de Ciclovía dependiendo de su uso específico. Se considera la posibilidad de establecer Ciclovías para el uso exclusivo de bicicletas por un tiempo específico (de carácter transitorio), que es el caso de la Ciclovía dominical y festiva, que a la fecha se acoge a este decreto para su funcionamiento y ciclo-pistas para uso permanente, lo que actualmente conocemos como cicloruta.

El decreto dio pleno funcionamiento a la Ciclovía a partir del 20 de junio de 1976.

 

Reestructuración de la Ciclovía. El IDRD asume su manejo


Luego de casi dos décadas de continua actividad en la Ciclovía, esta iba perdiendo su importancia. Estaba manejada por la Secretaría de Tránsito y Transporte para quienes este programa se había convertido en una función adicional. Las señales de cierres elaboradas en la etapa inicial eran las únicas existentes, oxidadas y en su mayoría en mal estado.

 El programa no contaba con apoyo administrativo ni programación alguna. Se había reducido a menos de 20 kilómetros, casi todos en estratos socio-económicos medio alto y alto. 

En 1995, el programa de Ciclovía pasa de la Secretaría de Transito, interesada en “mover carros” al Instituto Distrital de Recreación y Deporte, IDRD.

La visión fue crear “el parque temporal más grande del mundo” que contribuyera a mejorar la calidad de vida de todos. Los principales objetivos establecidos fueron: 

  • Recreación gratuita para todos los habitantes.
  • Contribuir a la mejora de la salud física y mental de todos.
  • Mejorar el medio ambiente con menor ruido y mejor calidad de aire.
  • “Cambio mental” entendiendo que las calles son espacio público y pueden tener diferentes usos según la hora del día, el día de la semana.
  • Integración social de ciudadanos de todas las edades y condiciones socio-económicas.
  • Crear un lugar donde todos los ciudadanos se encuentren “como iguales”. Unos podrán tener bicicletas de lujo y otras muy económicas, pero todos se divierten igual y tienen los mismos beneficios.

 

Teniendo en cuenta esos objetivos, se realizaron las transformaciones entre los años 1995 y 2000, bajo las administraciones Mockus y Peñalosa, las cuales tuvieron tal magnitud que se puede considerar como un renacimiento de la Ciclovía:

 

  • Se pasó de un cubrimiento de menos de 20 kilómetros a 121 kilómetros. Anteriormente la mayoría era en estratos medio-altos y altos y luego conectó todos los estratos, desde los más pobres hasta los más ricos. 
  • Se multiplicó el presupuesto en más de 10 veces y los participantes a más de millón y medio, en promedio, cada domingo y festivo del año. 
  • Se incrementó el horario en dos horas, de 7:00 am a 2:00 pm, y además de los domingos se sumaron todos los días festivos.
  • Fue creado un sistema administrativo incluyendo el establecimiento de Guardianes de la Ciclovía (gerentes de sectores), miles de voluntarios, y la presencia de personal de la Policía Nacional. 
  • Se promocionó el uso de la bicicleta, caminar, correr, usar patines. Se crearon campañas publicitarias en varios medios. 
  • Teniendo en cuenta otras necesidades, se crearon las Recreovías. Estos son espacios públicos a lo largo de la Ciclovía en donde se organizan actividades de aeróbicos y similares.
  • Se organizó el comercio informal a lo largo de la ruta, pero por fuera de la calle para mejorar la seguridad.
  • Fueron diseñadas e instaladas señalizaciones adecuadas a lo largo de la vía para los cierres de vías, así como para ayudar a reducir velocidad y campañas de comportamiento.
  • Se obtuvieron patrocinios privados para invertir en publicidad.
  • Se realizó la primer Ciclovía nocturna en diciembre de 1999 con la participación de más de tres millones de personas.

 

 

Instituto Distrital de Recreación y Deporte
Sede: Calle 63 No. 59A - 06
PBX: 660 5400 Horario de atención: Lunes a Viernes de 7:00 AM A 4:30 PM
Fallo en la consulta